VOLVER ATRAS

Nuestra amiga, la mesa de centro

Por: Bito Feris
Chile es por lejos el país del “aperitivo”, los domingos o sábados por la noche es el momento perfecto para que los amigos y familias en nuestro país saquen sus mejores fuentes, bandejas y copas para armar el famoso “aperitivo” perfecto. Van desde el pisco sour aliñado según la receta más original, hasta el más raro tipo de empanadita o cebiche. Todo este montón de cosas van sobre una bajita mesa.
 Esta es mi explicación por qué en Chile, a diferencia de otros países, se le da taaaaanta importancia a la mesa del centro del living y a su tamaño.
Pero ¿qué pasa con este protagonista tan importante cuando no está exponiendo el “aperitivo” del fin de semana? Es ahí cuando tenemos que hacernos cargo de la decoración de esta y ahora vamos a partir explicando que es Io ideal que debe haber sobre la “mesa de centro” y sus formas.
Generalmente las mesas de centro son rectangulares ya que los espacios del living son más angostos y largos y debe haber una pasada mínima de 40 cm entre el sofá y ella, lo ideal es que no sea más de 60 cm si no cuesta mucho agarrar la aceituna y dejar la copa. También existen las meses redondas (tan de moda estos últimos años), las cuadradas y ovaladas y mucha gente pone varias mesas chiquititas para armar un conjunto central (eso tengo yo).
Sobre una mesa de centro solían haber antes ceniceros, cosa que ya cada vez menos porque la gente logró tomar conciencia que el humo del cigarro ya no es parte del día a día de una casa o de la vida. Pero hoy lo indispensable para decorar una mesa es: primero y lo más importante para mí, una planta o flores frescas, que su tamaño sea libre pero no más alto que 50 cm según el porte de la mesa y living; luego candelabros o algunos elementos verticales y ojalá funcionales, por eso los candelabros con velas son importantes, porque la idea es prenderlas y dejarlas cuando monten el aperitivo o para acompañarnos con las copas de vino en una conversación íntima; libros o una colección (pequeña) de revistas de decoración o moda, lo importante es una buena estética y que aporten con la idea de que se habita esa casa; elementos raros o únicos que sean importante para los que viven ahí o que quieras exhibir en su máxima expresión y creo que pararía de contar a menos que efectivamente quieran poner un par de ceniceros que tengan un buen aporte de color y originalidad.
Toooooodo este montón de objetos le darían vida a una “mesa de centro” y según su forma es como los deberíamos ubicar.
Generalmente la simetría crea una forma ordenada y correcta a la hora de componer una mesa. Por ejemplo poner los elementos raros y de colección sobre varios montones de libros o revistas ubicados uno a cada extremo de la mesa o en cada esquina, luego ocupar los otros extremos/ esquinas con ceniceros, cajitas o algún elemento con forma similar, al centro puedo poner los candelabros que pueden ser desde uno a 4 y la planta o flores a un costado contrarrestando el espacio que ocupan los candelabros. Lo ideal es que todo esté sobre otra base, que es libros, revistas, bandejas o cajas, esto es para darle más protagonismo y altura, como si los libros fueran el plinto para una escultura, así los objetos se destacan y lucen al máximo. Esta forma de distribución es la más eficiente para todos los tipos de “mesas de centro”, ya que tiene que haber un orden para dejar espacio entre los objetos o sobre ellos para poner una tasa de café o un plato mientras nos relajamos en el sofá.
Bueno el domingo después de lavar todo y volver el living a la calma, lee esto y ya sabes cómo volver tu mesa de centro a la normalidad de buena manera.
Josefina Petrinovic el 5 de octubre, 2017 en Diseño

Comentarios de Nuestra amiga, la mesa de centro