fbpx
Carrito

¡A PONER LA MESA! ALEJANDRO INSAURRALDE Y SU VARIOPINTA COLECCIÓN DE VAJILLAS

Por: Cristóbal Venegas / @mupi_cris

No sé ustedes, pero soy de los que se fija en los detalles cuando me invitan a comer, por lo que me declaro un admirador de quienes le ponen onda a sus veladas. Por lo mismo, no hay como empezar el año (laboral) con una visita -aunque sea virtual- por Buenos Aires; para conocer a Alejandro Insaurralde (@alejandroinsau), un coleccionista amante de las mesas bien montadas y las vajillas más variadas que el imaginario pueda aportar. Y es que este anfitrión argentino ha dedicado años a coleccionar platos, tazas y bandejas de distintos motivos y formas, con el único objeto de proporcionar una experiencia visual a quien se siente en su mesa. Empieza ya a inspirarte y saca al griego que llevas dentro, que después de leer esta nota, te aseguro querrás romper todos esos aburridos platos que tienes en casa. Uooopa!

¿Recuerdan la tendencia de “todas las sillas distintas”? Pues acá es lo mismo, pero con los platos (y todo lo que pongas en la mesa); algo así como ¡arriba la originalidad y abajo la fabricación en serie! Y eso, es justamente lo que hace Alejandro Insaurralde (37) cada vez que organiza un evento culinario en casa. Su Colección es única y cuenta con más de 200 piezas originales y divertidas, con los motivos más variopintos del globo; desde animales ultra hipsters, pasando por coloridas flores y figuras humanas, hasta llegar a curiosos insectos y motivos.


En casa de herrero…

A diferencia de lo que podríamos llegar a pensar, Alejandro no heredó platos vintage de su abuela y sus papás jamás tuvieron una loza especial en casa. Por lo mismo, su afición nace en su infancia, cuando visitaban a una familia amiga o iba a casa de una tía, donde se admiraba al ver platos decorando las paredes o puestos en la mesa; “Me daba la sensación que en un plato lindo todo sabría más rico. ¡Hasta la sopa, que de chico no me gustaba! Así que cuando empecé a ganar mi propio dinero, empecé a comprarme tazas y platos, de los más diversos diseños y siempre me propuse usarlos. No tengo nada que no use o deje para cuando llegue “el momento especial”. Siempre es un momento especial”.

Bien dicho! Ahora, presumo que eres de los que le gusta invitar a comer a la casa y montar una mesa increíble para tus invitados…

¡Me encanta recibir gente! Familia, amigos… Me encanta ser anfitrión: preparar una linda mesa, pensar en algún detalle especial para los invitados, tener flores frescas, que se sientan a gusto y, en lo posible, esperarlos con comida casera. Siempre es un placer recibir gente querida en casa y la manera que encuentro de demostrarles cariño a los míos, es agasajándolos lo mejor posible. Me gusta pensar qué platos o qué fuente voy a poner y en combinación con qué mantel.

¿Qué características debe tener un plato para ser parte de tu colección?

Básicamente debe gustarme. No tengo ningún plato que me haya comprado porque sí o sólo para acumular. La mayoría de los platos que tengo tienen animales, pero también tengo lisos, con flores, con dibujos de humanos y hasta con dibujos de comida. Cada vez que me compro un plato en algún punto siento una voz interna que me dice “Este sí”. ¡Tengo platos hasta con motivos de insectos, pero hermosos!

Necesitamos inspiración (y renovación) ¿Puedes darnos datos de tiendas o artistas donde compras tus platos?

Me gustan muchos artistas y siempre trato de estar atento a sus producciones. De afuera me encantan las creaciones de Lou Rota, Nathalie Lete, Yvonne Ellen, Holly Frean, Rachel Kozlowski o Luke Edward Hall. De Argentina me gusta mucho lo que hacen las chicas de LucyBlue o Valeria Giugni, que tienen diseños originales, sin intentar imitar a nadie. Algún día me tendría que animar a hacer mi propio diseño y volcarlo en un plato, ¿no?

Todo el rato, de hecho ahora te veo como “el señor de las vajillas”, pero danos un buen tip, por ejemplo ¿Qué debe tener una buena mesa al momento de montarla?

No es necesario que tenga grandes cosas. Con muy poco podés armar una linda mesa: Tu mantel preferido, flores naturales, un rico pan casero y unos platos divertidos y ya tenés una mesa única. A veces, un elemento que corte con todo el resto de los objetos también es una buena alternativa. Por ejemplo, una lata oxidada que oficie de maceta en el medio de la mesa o unas frutas frescas como centro de la escena. El elemento disonante siempre suma. Igualmente no me gustan las mesas súper cargadas. Eso de “Menos es más” también aplica a la hora de preparar una mesa.

Y ¿Cómo sería una cena ideal para ti?

¿Una cena ideal? Seguro que con gente que quiero al lado mío: mis sobrinos, mi familia, mis amigos y mi novio Ramiro, con quien llevamos casi diez años juntos. Antes que comer en una mesa súper lujosa, pero sólo o con gente que no quiero, prefiero estar con los míos comiendo en la mesa más sencilla del mundo. Si cortás una margarita de tu jardín y la ponés dentro de un vaso, soy feliz. Puedo comer con las manos o en el plato más simple del mundo, pero al lado de los que quiero.

…”Creo que coleccionar es propio de personas organizadas, cuidadosas y, en algún punto, un poco obsesivas. Ir detrás de ese objeto deseado me hace entrar en un estado de euforia medio difícil de explicar. Pero si pienso en un objeto de deseo de colección es, sin dudas, un plato. Esa es mi debilidad”.

¿Cuáles son los elementos que debes considerar al momento de iniciar una colección?

Ir de a poco. No hay que marearse y que la colección se transforme en acumulación o almacenaje y mucho menos en obsesión. Esto es un proceso de búsqueda, diversión y alegría. Y en mi caso, cuando se concreta un encuentro entre el plato buscado y yo, lo disfruto como un niño.

Búsqueda, diversión y alegría, que buen resumen. ¿Eso te diferencia como coleccionista?

No sé si esto me diferencia como coleccionista, pero intento que me diferencie entre lo que me estaba convirtiendo y quien realmente quiero ser. Hoy prefiero coleccionar lindos momentos.

¿Cuál es tu Plato Favorito y por qué?

La mayoría de mis platos los he comprado en viajes y cada uno tiene un recuerdo especial vinculado al lugar donde lo conseguí. Me cuesta elegir uno entre tantos. Tengo etapas. Me gustan todos los platos que tengo, pero en este momento, por ejemplo, estoy usando muy seguido unos que son octogonales y estoy fascinado con ellos y los uso a cada rato. También tengo muchos platos que me han regalado amigos muy queridos, así que hay mucho de emoción detrás de cada pieza.

¿Tienes algún consejo supremo para un anfitrión que esté por preparar una comida en su casa?

¡Que usen esas copas lindas que están guardadas en el fondo del vajillero! Que saquen a relucir la vajilla de la abuela o las servilletas que nunca estrenaron. El momento especial es ahora, es siempre. Y no hay mejor recibimiento, mejor agasajo que se pueda dar, que una sonrisa genuina y un recibimiento cálido a los nuestros. El resto no importa tanto, lo que vale es el abrazo sincero.

Por último, ¿Algún plan maestro para utilizar tu colección y compartirla con más gente?

Sí, por ejemplo, me encanta la decoración y la pastelería y sueño con tener algún día mi propia casa de té y servir ricas tortas en mis platos.

Desde ya me apunto! Y bueno, si esta entrevista te inspiró, entonces no esperes ese matrimonio de tu amigo/a griego para hacer catarsis y deshacerte de tu vajilla actual. Ya tienes los datos y si quieres más referencias puedes (y debes) seguir a Alejandro Insaurralde en su Instagram de alto impacto @alejandroinsau para sacar buenas ideas y hacer que tus comidas sean inmortales!

Cristóbal Venegas Tassara el 12 de marzo, 2019 en Diseño

Comentarios de ¡A PONER LA MESA! ALEJANDRO INSAURRALDE Y SU VARIOPINTA COLECCIÓN DE VAJILLAS