fbpx
Carrito

Hotel Huilo Huilo: El mágico mundo del sur.

Por: Josefina Petrinovic y María José Ramdohr // Edición: Natalia Cuevas

13hCuando hablamos de la cadena de hoteles Huilo-Huilo no estamos solamente hablando un lugar donde uno va a relajarse y pasar un buen rato. También hablamos de un concepto que tiene el hotel que es el de conservar y preservar la flora y fauna de la zona. Huilo-Huilo tiene una reserva biológica que se encarga de proyectos para mantener la fauna, como por ejemplo, el huemul, el ave chucao y el sapito Darwin. La fundación también elaboró una guía de helechos del bosque húmedo templado, que muestra a través de ilustraciones las 38 especies presentes en el lugar que son considerados reliquias del pasado ancestral.

1hPor todo esto no podíamos esconder la emoción cuando nos invitaron a pasar unos días a la reserva biológica Huilo-Huilo, el cual tiene dos opciones para llegar, bajarte en Temuco (opción que elegimos nosotros) o en Valdivia. En Temuco arrendamos un auto en el aeropuerto que nos costó unos $30.000 pesos diarios aproximadamente y con el cual llegaríamos supuestamente en un poco menos de dos tres horas. Pero como suele pasarnos cada vez que nos vemos en una situación donde la conversación está tan entretenida y los paisajes son tan hipnotizantes, nos perdimos en más de una oportunidad pero sin importarnos mucho por la hermosa vista que teníamos del paisaje.

Después de tres horas y media de viaje al fin llegamos al famoso complejo de hoteles Huilo Huilo.
Nosotras teníamos reserva en Nothofagus, el cual se inauguró el 2008 después de dos años en construcción dando vida a un maravilloso edificio hecho de materiales nobles que da la sensación de estar en la casa en el árbol más lujosa del mundo.

9hEsta cadena de hoteles fue diseñada por el arquitecto Rodrigo Verdugo, quien quería contar una historia a través de estas estructuras. Basándose en locaciones de cuentos infantiles, como por ejemplo “Los hijos del Bosque” del fallecido arquitecto Rodolfo Hoffmann, quien hablaba de una montaña de donde brotaba la vida y que tenía poderes de sanación. Verdugo decidió de esta manera darle vida a la montaña mágica (llamada así en honor al libro del mismo nombre de Thomas Mann) y que esta se fundiera con la naturaleza, por lo que al visitar el lugar uno se da cuenta de que aunque estés dentro de la construcción se pueden ver los árboles y sus ramas  pasando libremente entre las paredes y habitaciones.

Llegamos a almorzar y nos esperaban con un exquisito calafate sour, el cual es un trago de tradición inglesa que viene del arbusto espinoso que lleva el mismo nombre y que se utiliza mucho en preparaciones tradicionales como mermeladas y licores y un almuerzo realmente delicioso. Tuvimos la oportunidad de almorzar con el encargado de comunicaciones del hotel, Manuel Pino, quien nos contó la historia del lugar mientras nos hacía un recorrido por el hotel.
Primero fuimos al hotel montaña mágica, su nombre lo da la forma, ya que tiene una especie de vertiente en lo alto, una arquitectura muy mágica de ventanitas pequeñas y cubierto de musgo.
El ambiente mágico de cuentos, duendes y hadas se respira en cada rincón del hotel dando una especie de misticidad con cada paso que dábamos.
Luego pasamos a recorrer el hotel donde nos hospedamos, el cual se llama Nothofagus debido a que es el nombre científico de los árboles nativos chilenos que se encuentran en esa zona.

12hTodos los hoteles están conectados entre sí dando la sensación de estar en un gran laberinto. Recorrimos los salones, los cuales destacaban por su ambientación que apunta a un estilo étnico surrealista. Muchos de los objetos con los que están decorados los hoteles están hechos con materiales de la zona, mientras que otros como los hermosos sillones de bambú y algunas alfombras fueron importados de Indonesia y la iluminación fue traída de Argentina.

11hNos encantó enterarnos de que varios de los productos de la decoración son fabricados por artesanos locales de la Fundación Huilo-Huilo, la cual apoya el desarrollo de una economía local basada en la conservación y sustentabilidad. Esta fundación genera iniciativas de emprendimiento a través de capacitaciones y apoyo a la educación escolar y técnica donde principalmente mujeres encuentran una fuente de apoyo económico tanto para ellas como para sus familias.

Una de las cosas que más nos maravilló fue el correcto uso de materiales en la decoración. Cosas tan simples que cuando se juntan en un mismo espacio logran crear un ambiente de película tipo El señor de los anillos.

10h
Luego pasamos al Lawenko Spa, donde la piscina principal se encuentra bajo una cúpula transparente  que da vista al cielo y donde además pueden contar con todo tipo de terapias para el relajo total.
Decidiendo  hacer una caminata a los refugios más económicos de Huilo-Huilo, pudimos ver pequeñas cabañas entre medio de los árboles y cuentan con literas para los más experimentados. Mientras caminábamos por un extenso puente de madera pudimos apreciar la flora y fauna en todo su esplendor, siendo lo mejor de la caminata una manada de ciervos rojos que encontramos en el lugar.

8h7h5hSeguimos caminando hasta llegar al Museo Huilo-Huilo el cual nos gustó bastante por la gran colección de objetos precolombinos de las culturas indígenas chilenas que tenían, destacando por sobre todo la cultura mapuche y su joyería. Es como si el tiempo no pasara en la zona porque solo nos dimos cuenta de que teníamos que volver cuando la noche nos cayó encima y nuestros estómagos pedían alimento a gritos.

Al día siguiente nos levantamos para disfrutar del exquisito desayuno tipo buffet, donde abundaba la fruta, cereales, avena y cosas para echarle al pan mientras disfrutábamos una gran variedad de jugos naturales. Cuando terminamos de preparar nuestros cuerpos para el día de aventura que nos tocaba fuimos a nuestra primera expedición: Canopy XL, el cual es el más largo de Latinoamérica, con hasta 90 metros de altura y tirolesas de más de 500 metros. Debemos admitir que cuando supimos esta información nos estuvimos arrepintiendo pero al ser una experiencia única teníamos que hacerlo y menos mal lo hicimos porque nos permitió conocer el bosque húmedo templado patagónico por sobre las copas de los árboles.

IMG_4341Realmente es una sensación indescriptible, una mezcla en miedo, adrenalina y emoción era lo que corría por nuestra sangre al momento de tirarnos completamente equipadas por las tirolesas. Si visitan la zona TIENEN  que vivir esta experiencia.

Después de vivir esa experiencia extrema nos fuimos directamente al centro de ski. En el cual dio lo mismo el que no estuviéramos preparadas porque nos prestaron equipos y tienen un centro de arriendo de equipo. También nos facilitaron un profesor de snowboard lo cual hizo todo más amigable. Tuvimos la suerte de que la nieve estaba perfecta.

IMG_4368IMG_4406Nos sabemos aún de donde sacamos energía para después de todo lo que habíamos vivido pasamos a la cascada el Salto del Puma, la cual tiene 37 metros de altura y a sus alrededores se puede apreciar la maravillosa y exótica flora del lugar. Lo que más pudimos ver fue coigue, olivillo, mañío y fauna del bosque húmedo templado. El camino a la cascada es realmente maravilloso. No podíamos creer que estábamos inmersos en plena selva valdiviana.

Luego de este día agotador e intenso aprovechamos de pasar a la cervecería Petermann, la cual tiene una planta con una capacidad para producir unos 3.000 litros de cerveza mensual, donde nos contaron como elaboraban estas buenísimas cervezas artesanales Petermann  (de las cuales nos trajimos unas cuantas a Santiago porque simplemente son deliciosas). En este mismo lugar hacen también quesos, aguas y unas pizzas  increíbles que no podíamos dejar de probar por lo que  nos comimos una pizza vegetariana que nos hizo sentir que no sabíamos nada de cocina hasta ese momento.

IMG_4456Como a las 18:30 volvimos al hotel para aprovechar la piscina y relajarnos un rato. Situación que transmutó en una conversación sin parar hasta que nos dolió la lengua. En la noche el maestro cervecero nos hizo una degustación de todos los tipos de cerveza que producen en la fábrica, por lo que comprenderán que esto se extendió por largas horas mientras conversábamos.

Al día siguiente decidimos ir a conocer a algunas artesanas que pertenecen a la fundación Huilo-Huilo. Partimos rumbo al Puerto Fuy donde se encontraban estas artesanas dedicadas y concentradas a hacer hadas del mar. En la fundación nos recibió la directora del centro, Patricia, quien nos contó sobre los proyectos sociales que reúne a mujeres de la zona y mapuches en el desarrollo de productos y souvenirs para el hotel Huilo-Huilo.

4h3hLuego de esta grata visita, regresamos al hotel a buscar nuestras cosas y volver y de regreso a Santiago deprimidas por el hecho de tener que abandonar tan mágico lugar pero felices al mismo tiempo por haber vivido tan buenas y entretenidas experiencias en el corazón de Valdivia.

Natalia Cuevas el 30 de enero, 2017 en DecoTour

Comentarios de Hotel Huilo Huilo: El mágico mundo del sur.