fbpx
Carrito

Tras la cortina del Municipal de Santiago

Texto y fotografía: Loreto Godoy S.

m1Edifico inaugurado por primera vez el año 1857 siendo remodelado total y parcialmente varias veces hasta el día hoy, tras haber sufrido incendios y daños a causa de terremotos.

unnamed (2)

unnamed (3)

Sala de costuras

Lugar mágico, lleno de rincones, esculturas, pasillos, luces, casi solitario un miércoles en la mañana, las salas vacías, majestuosamente impecables, pasando de vez en cuando la gente de limpieza con un saludo y una sonrisa. Todo funciona en este lugar, todos disponibles, rápidamente a prender luces, abrir puertas, cerrar cortinas, con ese aire de arte por todos lados junto con una grata sensación de ser parte por un momento de un espectáculo.

m3

m2

Dada la falta de luz para congelar la imagen se optó por el movimiento

unnamed (2)

m4La sala de ensayo de las bailarinas acogedora, temperada en un día frío, tres kinesiólogos en una esquina sonríen por la oportunidad de ver estos saltos esperando si se les necesita, el pianista en vivo toca una y otra vez según las indicaciones del coreógrafo Uruguayo Pablo Aharonian, para repetir las estrofas, suda y sonríe, sus hombros se mueven contentos con la melodía. Puro movimiento, las bailarinas a la espera de su turno, ritmo, ligereza, flexibilidad, femineidad, se siente la pasión el amor por lo que hacen.

En la sala de al lado practican los bailarines, también con su pianista, su coreógrafo Egon Madsen, destacado bailarín de Dinamarca les habla en ingles, siempre sonriente, disfrutando su rol les da las indicaciones, se ve como disfruta ver a sus alumnos volar por la sala. Constantemente se felicitan entre ellos, se gritan tras cada salto. Se siente la energía grupal, la fuerza de sus pies cuando caen.

m5Llegó la hora del ensayo del Lago de Los Cisnes, yo muda en un rincón, fascinada de vivir ese momento, las bailarinas preparan sus tenidas, esta vez con su tutú, arreglan sus zapatillas, se colocan sus parches, cremas, cintas en sus pies mostrando sus rojeces, lo hacen conversando con sus compañeras, no veo dolor en sus ojos sino que felicidad, es parte de su oficio.

unnamed (1)   Toman sus lugares y comienzan, ahora ambos coreógrafos en la sala, felicitan, corrigen posturas, muestran el movimiento en sus cuerpos mientras dan la indicación, repiten, continúan. Concentración, Profesionalismo, Rigurosidad, un equipo lleno de talento y calor humano.

*Todas las fotografías fueron tomadas con una cámara análoga formato medio marca Hasselblad.

Josefina Petrinovic el 25 de mayo, 2017 en Arte

Comentarios de Tras la cortina del Municipal de Santiago