De visita: Clara Edwards y su ondera casa en la pradera

mayo 03, 2018

Por: Cristóbal Venegas / @mupi_cris Fotografías: Maritza Cafatti / @maritzacafatti

Al igual que sus propuestas, la casa de la diseñadora de moda Clara Edwards y su marido Ismael (diseñador gráfico); está llena de diseño, texturas y color. Un lugar que destaca entre cerros y naturaleza en pleno Arrayán de Santiago.



Clara es conocida en el mundo de la moda por Santa Clara, marca que ahora cambió a Clara Edwards (a secas), como parte de su último proyecto “Memorias” donde –inspirada en su trayectoria- seleccionó 12 colecciones anteriores e incorporó 4 diseños nuevos para cada una de ellas y así armó un desfile con 48 pasadas, donde recorre su exitosa historia como diseñadora que comenzó por allá en 2006.

Si bien, la mayor parte del tiempo trabaja en su taller (Vitacura); la casa, es su refugio, donde pasa los mejores momentos junto a su marido, sus 3 hijos (Emilio, Gaspar y María) y sus dos perros. Viven ahí hace 1 año, pero 5 años en el Arrayán, “un plan que teníamos desde siempre” –confiesa- y que concretaron con la ayuda del arquitecto Juan Pablo Vásquez ().

La llaman la casa de “cinco fachadas, porque al entrar al terreno lo primero que ves es el techo”, hasta encontrar la estructura completa. Una casa alargada y llena de luz que se perfila como “un manto de diferentes pendientes que se cierran y abren en búsqueda de luz, vistas y privacidad”; y donde prima la madera, grandes ventanales y paredes blancas.



“El plan de vivir alejados de la ciudad lo teníamos desde que pololeábamos con Ismael, este terreno es de mis suegros y nos decían que cuando nos casáramos debíamos tener una casa, por lo que construirla acá siempre fue un sueño, antes vivimos un tiempo en Londres y al volver partió el proyecto”



Variada y ecléctica, es imposible definirla en un solo estilo “igual que en mi profesión, no tiene un estilo definido, porque me gustan muchas cosas diferentes”. Aunque tiene claras influencias del estilo nórdico con paredes blancas, plantas en cada rincón y muebles en tonos grises, que se mezclan con un estilo rústico, con grandes muebles de madera y vigas a la vista que le dan un carácter acogedor; “Siempre nos han gustado las maderas nativas, por eso lo primero que sabíamos antes de construir, era que la casa debía tener madera tanto en los pisos como en las vigas”

¿Cuál es el espacio que más disfrutas estando en casa?

Mi lugar preferido es la entrada, un espacio que tiene una máquina de coser que me encanta y quedó perfecta con un retrato mío que pintó mi mamá. Pero el lugar que más disfrutamos todos y donde estamos siempre, es la terraza. Me encanta estar en familia e invitar amigos. Es el espacio perfecto, donde los niños pueden jugar y los grandes estar tranquilos, por eso nos gusta hacer almuerzos y comidas con mucha gente, mientras más gente venga y conozca mi casa, mejor!



¿Tienes algún objeto o mueble favorito?

Hay demasiados, pero la repisa cuadriculada del living tiene un valor especial, porque la dibujamos con mi marido para que cupieran ahí nuestras cosas y la decoramos con herencias familiares de mi abuela, antigüedades, regalos de matrimonio, plantas selváticas y diferentes cosas lindas que hemos ido comprando en el tiempo, soy bien busquilla y me encantan las ferias, viajar y trae cosas que me gustan.



En los baños, la cocina e incluso afuera tienen pisos cerámicos ¿Qué me puedes decir de ellos?

Los pisos cerámicos son algo que siempre quisimos y las baldosas Córdova son nuestras favoritas, por eso al espacio que pudimos le pusimos pisos cerámicos, con 4 diseños diferentes. Además no se ve sobrecargado porque todos los espacios están divididos, por lo que se aprecia cada uno y le dan un toque de color por sobre el blanco y la madera, aportando finalmente un punto extra de diseño a la casa.

La casa, además de las áreas comunes, tiene en total 4 dormitorios; la pieza principal, dos piezas de niños y una de servicio, que se reparten en los distintos niveles y se conectan por grandes espacios llenos de luz, que se equilibran de manera perfecta en una arquitectura poco común, pero innovadora.

Además del lanzamiento de tu nueva marca con la colección Memorias, ¿Qué otros proyectos tienes para este 2018?

De partida, el cambio de marca, que es muy importante, de Santa Clara a Clara Edwards () y para el invierno, a mediados de junio, tengo pensado lanzar una nueva colección de vestidos de novia, nada muy convencional, porque estoy saturada con el encaje y la novia típica, por lo que estoy tratando de darle una vuelta con vestidos más limpios y lisos.


x