¡Que se haga la luz! Con estos consejos para iluminar tus espacios

julio 11, 2019

Que un lugar tenga encanto y personalidad no solo depende de sus muebles y elementos decorativos, la luz es fundamental para complementar la decoración y transmitir así relajo, amplitud o funcionalidad, por ejemplo. Bien ubicada, con los elementos adecuados y la intención correcta la iluminación hace magia.




No basta con poner lámparas, porque no solo necesitamos ‘luz’. También buscamos dar una intención al espacio que estamos iluminando. Planificar la luminosidad de un lugar implica decidir dónde la pondremos y cuál es la más conveniente para ello.

No todas las zonas requieren la misma cantidad de luz. Por ejemplo, en espacios de mucho movimiento y funcionalidad como la cocina y/o el baño es mejor utilizar una fuente de luz más fría y blanca (como los tubos fluorescentes). La iluminación general (usualmente en el techo, al centro de la habitación) suele ser poco ‘íntima’, pero es bastante efectiva y facilita las tareas diarias.



Disponible en TDJ


También se pueden añadir focos de luz sobre el lavaplatos o algún mueble, otra alternativa bastante utilizada por estos días (y altamente decorativa). En el caso del baño, luces sobre el espejo siempre quedan bien, así como incorporarla en muebles aporta calidez, a la vez que funcionalidad.


Disponible en TDJ


Por otra parte, las habitaciones con fines de descanso o recreación, como el dormitorio y/o sala de estar requieren fuentes de luz más amarilla, cálida, que favorezca el relajo. Las lámparas con pantalla son ideales para esos ambientes, ya que minimizan la luz y otorgan esa sensación acogedora tan agradable. Evita las pantallas metálicas, que logran el efecto contrario.




Lámpara colgante C2030-3, Disponible en TDJ

Disponible en TDJ

 

¡Juega!

No todo tiene que tener la misma intensidad y tipo de iluminación. Si bien, lo idea es mantener cierta conexión, puedes sumar apliques en la pared (para potenciar cuadros o algún mueble, por ejemplo) y de paso atenuar el contraste de luz en las esquinas, que tienden a quedarse oscuras. No te olvides de velas, cortinas y lámparas auxiliares, que siempre vienen bien y contribuyen a generar el ansiado ‘calor de hogar’ (sobre todo durante el invierno, ¡tan frío y oscuro!).






Lámpara ratán natural Maze Drop S, encuéntrale en TDJ

 


No te pases de la raya

Sobre-iluminar un lugar tampoco es la solución, resulta desagradable y así como ‘revienta’ una foto, también lo hace en los espacios, que se vuelven planos y por lo tanto se pierde un poco la decoración. Piensa en la atmósfera que buscas y regula la potencia. No es igual la luz que necesitas en un escritorio, que la que usas para una cena.


x